MALVAR
Las principales razones por la que encontramos un gran patrimonio enológico en la península ibérica es la enorme variedad de climas, terruños y usos agrícolas que dan lugar a un sinfín de vinos diferentes y estilos únicos. Hemos vivido tiempos donde la promesa de una mejora en la producción y de una agricultura más cómoda arrinconó parte de ese legado pero nuevos viñadores redescubrieron los viejos viñedos y las antiguas variedades. Una de esas uvas fue la Malvar.
Su cultivo antaño era más extenso y estos vinos blancos fueron muy populares en Madrid, incluso existían viñedos a las afueras de la capital que la surtían de vino. El estilo era muy diferente al de ahora pues se producían vinos conocidos como “Sobre madre” .El mosto fermentaba durante largas semanas en contacto con los hollejos, a la manera de los vinos brisados o los antiquísimos blancos georgianos. Solo al embotellarlos se retiraba esa capa de hollejos .De esta manera los vinos se estabilizaban y conservaban de una forma natural. Esta práctica ha vuelto a utilizarse por productores que siguen la senda de los orange wines ,esos vinos naranjas que persiguen la mínima intervención por parte del hombre .
Hoy en día la producción esta circunscrita a Madrid y zonas de de Castilla la Mancha. Escasamente están registradas unas 200 Ha. Es una planta robusta que aguanta bien la sequia y los climas duros del centro del país, menos productiva que la Airén pero más interesante que esta para los amantes de los blancos. Los vinos que se producen con sus frutos son agradables, afrutados y suaves con una acidez refrescante en boca. La fortuna resguardo esta variedad en los lugares menos accesibles con lo que hoy en día podemos disfrutar de viñas viejas que nos regalan estos fantásticos blancos que hemos de conocer.

Carrito de compra
Ir arriba

¿Eres mayor de edad?

Tienes que tener más de 18 años para entrar en esta web